Cuidados del Alaskan Malamute

:: Inicio :: La raza :: Cuidados del Alaskan Malamute ::

Netooka, 10 años de edad. Disfrutando de un día de playa.El alaskan malamute es una raza de perros muy rústica y que no necesita grandes cuidados especiales. La etapa crítica es la de cachorros, ya que marcará posteriormente su vida como adulto. De unos buenos cuidados en esta etapa, asentar las bases de una correcta educación canina y una alimentación adecuada para razas grandes, dependerá que tengamos un malamute adulto equilibrado y sano con el que podamos convivir muchos años.

Ejercicio

Tienes que tener en cuenta que tu malamute necesitará una dosis diaria de ejercicio y/o juego para descargar sus energías. Proporciónale al menos un paseo largo diario. Especialmente importante en los jóvenes, luego con la edad suele volverse más tranquilos.

Cuidado con hacer ejercicio fuerte con el perro a temperaturas altas. En épocas de calor sácale a pasear cuando ya haya caído el sol o deja al perro dosificar su esfuerzo, no le fuerces.

Cuidados veterinarios básicos

En el primer año de vida del perro es muy importante que reciba todas las vacunas necesarias para que su sistema inmune esté preparado ante el ataque de enfermedades víricas que pueden ser mortales, como el moquillo o el parvovirus. En cada país, comunidad autónoma o incluso dependiendo de cuál sea tu veterinario, la pauta de vacunaciones dependerá mucho en la edad de administración, tipo de vacuna a poner, y período de revacunación a cumplir. No obstante, casi todos los períodos de vacunaciones comienzan alrededor de los 2 meses puesto que es a partir de esa edad cuando finaliza la protección pasiva que les pasó la madre en los calostros (la primera leche que segregan tras parir y que contiene una gran cantidad de defensas para proteger a los cachorros).

Es importante aclarar que nunca se debe vacunar a un cachorro que no esté sano. Por eso tu veterinario debe hacer una exploración del cachorro siempre antes de administrar una vacuna, comprobando si su temperatura es normal, respira bien, sus mucosas están rosadas, está bien hidratado, etc. También es importante que mientras que el cachorro no esté totalmente vacunado, no le saques a la calle y que no tenga contacto con otros perros que no conozcas su estado de salud.

También se recomienda no bañar al cachorro en pleno período de vacunación. Es normal que a los cachorros sus primeros baños les resulten estresantes, sobretodo porque no saben porqué les mojas, porqué les embadurnas con algo que para ellos apesta (el jabón), qué es ese cacharro que escupe aire con un ruido infernal, y así sucesivamente. Pues bien, hay que saber que toda situación estresante puede conducir a una bajada de defensas del animal. Si se está vacunando al cachorro en ese momento, su sistema inmunológico ya está bastante ocupado con los antígenos que contienen las vacunas por lo que conviene que se dedique a crear los anticuerpos para proteger al cachorro de las enfermedades de las que se vacuna.

Si el cachorro se ensucia, existen distintas estrategias a seguir que se explican en Cepillados y limpieza del cachorro.

También son muy importantes las desparasitaciones internas previas a la vacunación y de forma periódica, más cuando estos perros (como casi todos) son aficionados a llevarse a la boca cualquier porquería que encuentren en sus paseos. De nuevo existen pautas de desparasitaciones que varían según normativas o veterinarios y hay una amplia gama de productos en el mercado. Los más cómodos consisten en una sola toma que cubre toda la gama de parásitos internos pero tal como me dijo mi veterinaria hace tiempo, de vez en cuando no está mal alternar con otro producto diferente por si hay parásitos que hayan creado alguna especie de resistencia al compuesto habitual.

Alimentación

Existe un apartado específico en la web sobre Nutrición canina, que es una completa guía sobre este tema. En cualquier caso, un buen pienso de gama premium es lo mínimo recomendable. Cuidado en este punto porque el malamute es una raza muy glotona que siempre parece estar hambriento. Muchos malamutes acaban padeciendo de obesidad debido a la sobrealimentación (y también a la falta de ejercicio que comentábamos al principio).

Cuidados del pelo

También existe un apartado específico sobre Peluquería del Alaskan Malamute, ya que esta raza destaca por su precioso manto. Como es de esperar, esta belleza exige una serie de cepillados periódicos para mantenerlo en buen estado. En época de mudas, un baño ayuda a deshacernos del pelo muerto más rápido, pero aún así acostúmbrate a ver pelo suelto por la casa, ropa, etc.

Muy importante por último, que el perro disponga siempre de agua fresca a su disposición.

Subir

© Wolf-Canyon. No usar el contenido escrito de esta web sin permiso escrito.